Crónica de un 20 de Agosto en Alhucemas..

¡Hoy es veinte! ¡Hoy es 20! ¡Hoy es veinteee! Estaba soñando con tambores cuando de repente me doy cuenta de que no es un sueño… Abro un ojo y veo a mi compañera Sara, levanto la cabeza un poco y ¡veo al profesor de música tocado unos tambores enormes! Dejo caer la cabeza otra vez contra mi almohada improvisada. Estoy en Marruecos, aún me cuesta creerlo.

Inmediatamente escucho el grito de Pablo convocándonos para hacer deporte. Salgo del saco, me pongo las deportivas y me acerco al grupo de personas que se aglutinan a su alrededor. Calentamos y salimos a correr… Uff, ¡con lo mal que se me da! Pero bueno me he encontrado con que no soy la única y hemos creado un pequeño grupo de rezagadas. Después nos dejaron meternos en el mar ¡yuju! ¡La primera ducha después de cinco días! Además, después de la ducha, Jorge el bombero, desde el camión nos ha dado una ducha de verdad con la manguera. Jo, que majo es ese hombre. Nada más secarnos, desayunamos una rica sandía y empezamos una nueva marcha.

La zona donde hemos acampado se llama Cala Iris y pertenece al Parque Nacional de Alhucemas. Hemos ido caminando por las montañas del Rif hasta llegar a una colina donde había unas pequeñas ruinas de un antiguo castillo portugués. Allí una de las cooperantes, Ana, nos contó un poco la historia del castillo. Al bajar de la colina nos estaban esperando los pick-ups y el camión de bomberos para llevarnos a Agni, un pequeño pueblecito donde había un zoco abandonado. El zoco tenía un olivo enorme en medio, casi seco y muy viejo.
Ana y otras personas más que dirigen la ONG MPDL “Movimiento por la Paz” nos explicaron que estaban pensando en reformar en zoco, que la obra empezaría en Marzo o así y que iban a pavimentar el suelo. Y para facilitar la labor a los trabajadores nos pusimos a coger piedras de los alrededores del zoco y a meterlas dentro para que cuando lleguen todos los trabajadores sólo tengan que ponerse a adoquinar. Hizo muchísimo calor. No parábamos de beber agua mientras hacíamos cadenas para transportar los pedruscos.

Para volver al campamento nuestro grupo lo hizo sobre el camión de bomberos. Nos confundimos de camino, pero bueno, aquí el tiempo no existe. Los días son eternos y las noches son muy cortas… Hoy por ejemplo hemos dormido 3 horas, pero caemos tan rendidos que ni nos damos cuenta.
Ana y los de la MPDL nos han dado una charla sobre la biosfera de Alhucemas y después nos hemos dispuesto a hacer varios talleres. Uno de ‘palmito’, que es como mimbre. Se trenza y con ello se hacen sombreros. ¡Es muy divertido!

Ahora estamos en el taller con el padre Juan que es redactor de la revista Mundo Negro. Es alucinante todo lo que sabe, nos habla de la evolución de África y de dónde él ha estado trabajando. Nos han dado tiempo libre para bañarnos en la playa al atardecer…


Jo, a mis padres esto les encantaría. Los senderos, los pueblos… Mi hermana, sin embargo se quejaría un poco mientras baila a la tirolesa. Os echo de menos…
Como mi mejor amiga me dijo: “sé una esponja”. Eso estoy haciendo Roci, esto es increíble. Pero lo más importante en el día de hoy es el número ocho, no lo olvido, no te olvido.

Madrid Rumbo al Sur sigue adelante y cada uno de nosotros los vivimos de manera distinta, muy especial. No creo que ninguno de nosotros vuelva igual que cuando se fue. Algo se está transformando en nuestro interior…

Marta Trejo
Expedicionaria MRS 2010

(Haciendo honor a este día, y envidiando a todos aquellos que se van, vuelven y se impregnan de aquella magia..)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s