.ranoixelfer.A

Wikileaks, ‘el gran olvidado’. O mejor dicho, ‘el gran condenado’.

Wikileaks nació como una gran explosión de la nada, revolucionó el mundo del periodismo como no había ocurrido nunca dedicándose a destapar Secretos de Estado ocultos para la sociedad que dejaban en tela de juicio a los grandes gobiernos, sus decisiones y sus políticos.

¿Podríamos considerar que actuaba con un papel similar al de las agencias de noticias, en qué medida sustituía a éstas?

Está claro que Wikileaks actuaba de manera muy similar a las agencias de noticias, actuando como una de ellas en toda regla durante su período de alimentación a los grandes medios impresos como fueron Le Mond, The New York Times, El Pais, etc.. Su actividad consistía en conseguir información confidencial de fuentes fiables y publicarla. Esta información era única y privilegiada, y Assange (el creador de Wikileaks) lo sabía. Su papel como ‘agencia noticiaria’ era dar a conocer esta información y que más tarde fuese interpretada de distintas maneras en distintos medios. Fue un papel realmente significativo que le hizo destacar sobre el resto de agencias, por así decirlo, ya que la información que poseía era confidencial, de unos cables que sólo Assange conocía y tenía acceso (cosa que el resto de agencias no poseían) y porque se centraba única y exclusivamente en datos confidenciales políticos y gubernamentales, cerrando así su campo de información, centrándose en un solo objetivo: Dar a conocer a la sociedad los Arcana Imperii que le eran ocultados. A diferencia de las demás agencias que están abiertas a comentar tanto un hecho político como cultural o medioambiental siempre y cuando cumpla los requisitos de noticia y actualidad, se encuentran abiertos en todos los campos.

¿Qué consecuencias tiene Wikileaks para la globalización de la comunicación? ¿Qué consecuencias tiene esto para la ciudadanía?

La palabra ‘consecuencias’ no la relacionaría con globalización o ciudadanía, emplearía la palabra ‘efectos’ y ‘reacciones’. Actualmente, Europa y EEUU se supone que viven en un Estado de Derecho indiscutible (demasiado discutible para otros) en el que la transparencia es ‘total’. Gracias a Wikileaks se pudo comprobar que esto era falso, que existen muchas decisiones que nos son ocultas, existen muchas actuaciones vergonzosas e innecesarias por parte de nuestros políticos y existen muchas injusticias cometidas por nuestros ‘elegidos’ velando por intereses personales que no tienen nada que ver con el gobierno del país. Esto ha servido de reflexión hacia los ciudadanos, de adoptar una actitud de incredulidad y de confiar un poco más en los medios que nos muestran estas filtraciones (Esto a su vez es muy peligroso, ya que los medios quitan credibilidad a los gobiernos y la ganan ellos para en un futuro, ¡quién sabe!, puede venirles bien.). Gracias a Wikileaks esta información ha llegado a manos de todos y cada uno de nosotros sin necesidad de ninguna censura y con documentos oficiales, ésta es una gran oportunidad para poder ejercer por nosotros mismos como ciudadanos una gran reflexión y elaborar nuestra propia opinión, sin tener que dudar o ser informados por otros medios que puedan haber enfocado el tema desde su punto de vista. En internet hemos podido tomar estos documentos y analizarlos, otra cosa ya es que nos de pereza y prefiramos que nos informen desde fuera. Quizás sea este el principal problema, el cual ha conseguido arañar un poco Assange al hacernos ver que no es oro todo lo que reluce y hay que estar atentos y saber filtrar e interpretar la información que nos es dada.

La expresión de ‘consecuencia’ la aplicaría a los gobiernos y los políticos que han sufrido el aprieto y la mirada acusadora, la vergüenza y el dar explicaciones que no han salido más allá del ‘’Son solo chismorreos que no interesan a la ciudadanía’’, amparándose en los miles de mails filtrados sobre conversaciones entre diplomáticos de poco interés. Pero entre estos ‘chismorreos’ existían grande documentos como la gran pérdida de tiempo y capital en Afganistán por parte de EEUU o la tortura de civiles confundidos con terroristas. Esto se sale de los chismorreos y es un tema delicado que debería analizarse.

Otra de los grandes argumentos para acabar con la fama de Wikileaks fue que ‘pone en peligro vidas’. Este tema polémico salió a la luz antes de que Assange decidiese hacer públicos sus cables (meditado error, o no) que le costó la pérdida de muchas fuentes de confianza. Finalmente, y no sin haber sopesado el incluir la página de Wikileaks en la lista de los principales terroristas de EEUU, el que sí que sufrió de verdad la palabra ‘consecuencia’ fue Assange, acusado de acoso sexual (no probado) que fue retenido y encerrado pseudoparalizando las actividades de la plataforma. Más tarde, después de perder el apoyo de los grandes medios de la prensa escrita las entidades bancarias que sostenían su actividad fueron abandonándola poco a poco (misteriosamente y sin nada que ver con ningún pacto con ningún gobierno), esto sumió a la plataforma en una crisis y actualmente está paralizada a pesar de las donaciones de asociaciones de periodistas. Pero está claro que desde la pérdida de difusión de las entidades de prensa más famosas sus filtraciones dejaron de interesar. ¿Resulta que eran menos interesantes? ¿Más banales, quizás? No. Seguían siendo igual de alarmantes que las primeras, la diferencia la encontramos en que los individuos de esta sociedad somos INCAPACES de salirnos del tiesto para investigar cosas incluso que tenemos a nuestro alcance. Parece como si fuese demasiado cansado el pensar y sacar propias conclusiones, mejor leer las que nos brinda el País o Le Mond, que ya las ha analizado un periodista que ‘sabe del tema’. Eso sí, luego no tenemos ninguna dificultad ni problema en proclamar nuestra opinión públicamente mediante las redes sociales que difunden copias de la misma información de un lado para otro.

Wikileaks son un ejemplo a seguir en el mundo periodístico muy bueno, refleja un gran papel de <destape de la veracidad> con el cual sueña todo periodista. El problema está en qué hacer cuando esta información está en nuestras manos, cómo difundirla, a quién difundirla y qué consecuencias o efectos vamos a causar con ella.

¿Era necesario el uso de medios tradicionales para difundir los documentos filtrados?

Depende del intervalo que queramos abarcar con la palabra ‘difundir’ necesitaremos estos medios o no. Antes de que se produjera el bloqueo económico internacional Wikileaks tenía su página web en la que estaban a nuestro alcance todos los documentos que iban filtrando poco a poco. La difusión estaba ahí, al alcance de todos. Pero una vez más tengo que recordar que la sociedad en la que vivimos no tiene fuerza para hacer clic, leer y analizar. Todo es más fácil si nos lo mastican y digieren, y ahí es donde entra el papel de los medios tradicionales. No sólo para digerir, sino también para dar a conocer la nueva plataforma y sus intenciones.

Fue muy necesaria en su momento la intervención de los medios tradicionales, nos lo narra el director de El País en un artículo citado más adelante. Lo curioso del artículo es que no termina de explicar por qué, de repente, dejaron de publicar las filtraciones que les ofrecía Assange. Un misterio demasiado evidente y vergonzoso a reconocer después de haber proclamado lo muy a favor que nos encontramos con la transparencia y el Estado de Derecho real convertido en un ‘Donde dije <digo> digo..

Cuando estos medios dejaron de difundir las filtraciones Wikileaks desapareció del mapa sin dejar rastro, como si nunca hubiese existido. Y es que estamos muy bien amaestrados, y si no se habla de ello, no es importante. Error. Finalmente y para desgracia de muchos que aun así sí que se interesaban por el tema de las filtraciones, a pesar de no ser difundidas por los grandes medios, este es el mensaje que nos encontramos actualmente en la página al intentar acceder a ella:

Nos vemos forzados a suspender nuestras operaciones relacionadas con publicar material nuevo con tal de asegurar nuestra supervivencia económica. Desde hace casi un año luchamos en contra de un bloqueo financiero ilegal. No podemos dejar que las grandes corporaciones financieras en los EEUU decidan cómo y a quien decide el mundo entero apoyar con su billetera. Nuestras batallas son costosas. Necesitamos tu apoyo para seguir luchando. Por favor dona ahora.

El mensaje es claro, no hay mucho que añadir.

¿Cómo pueden los periodistas ayudar a desarrollar las libertades democráticas sirviéndose de las filtraciones proporcionadas por Wikileaks?

Publicándolas. Dándolas a conocer. La misión del periodista consiste en desglosar la información, sacar los puntos más importantes, resumirlos y darlos a conocer. Uno de los derechos fundamentales que poseemos los individuos en este Estado de Derecho es el derecho a la información, y cuando algo se nos está ocultando puede ser denunciado (la pregunta sería a quién, ya que no existe autoridad mayor..), pero como periodistas en el momento de poseer ese tipo de información en nuestras manos hemos de publicarlo y hacerlo visible, para que el resto de individuos, que tiene el mismo derecho que nosotros, pueda beneficiarse de ella y sacar sus propias conclusiones. En su momento los periodistas actuaron de esta manera con las filtraciones proporcionadas por Wikileaks, analizándolas y difundiéndolas a los sectores ciudadanos. Actualmente esto es imposible ya que como bien se ha señalado antes la plataforma ha quedado paralizada por completo.

Esto no deja de ser un acto antidemocrático a favor del ‘’no Estado de Derecho’’ que no se molestan en disimular. La obligación ahora de los periodistas es de denunciar esta situación, aunque no sirva de mucho, porque como periodistas somos rastreadores y defensores de la libertad de expresión y de la VERDAD, que está siendo violada constantemente por los órganos administrativos de arriba mientras que aquí abajo nos preocupamos de nuestros asuntos (que no dejan de tener importancia). Esta preocupación ‘egoísta’ es fruto de la sobreinformación que sufrimos en la sociedad.

¿Es la sobreinformación una nueva forma de censura?

Este tema es muy interesante y complicado. Realmente la sociedad ha evolucionado de manera que antes no poseía ningún tipo de información, reservada a entidades elitistas que se encargaban de los temas de Estado importantes y sin embargo, ahora poseemos todo tipo de información, actividades y decisiones de nuestros políticos y sobre los asuntos de Estado(bueno, ‘’todo’’ no). Esta sobredosis de información que sufre el ciudadano en la sociedad actual produce una sensación de rechazo que no es útil a la hora de luchar por una libre información. Pecamos en el exceso. El bombardeo de información a un individuo desde que se levanta hasta que se acuesta en una sociedad es de tal magnitud que es IMPOSIBLE que éste analice y asimile toda en su mente. No, el ciudadano a desarrollado una capacidad de selección (bastante limitada) en la que la información que realmente analiza se centra en sus propios intereses, hobbies, y relaciones cercanas. Esto deja apartado por completo a temas más relevantes como es la política interior de tu propio país, el conflicto de Siria en Homns, la hambruna en Somalia o sin ir más lejos el paro que afecta a tu vecino. Ahora, en el momento en el que te afecte a ti sí que será un tema relevante y de importancia. Este es el grave problema que conlleva la sobreinformación, también denominado ‘sleeper effect’’ que sufrimos todos y cada uno de nosotros y sí, podría considerarse un tipo de censura implícita e involuntaria muy complicada de combatir.

El único remedio que existe ante este fenómeno reside en cada individuo. La responsabilidad de ser consecuente, mantenerse informado y poseer una conciencia ciudadana real es importante para combatir este grave problema, pero ‘’del dicho al hecho hay un trecho’’ y es algo muy complicado para nosotros, ‘los grandes desarrollados’.

(Preguntasguíasacadasdeuntrabajo)

A.REFLEXIONAR.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s